Informacion turistica de la Ribera del Duero Burgalesa

puertasÚltimas fotos

Programa leadercal

Naturaleza
Naturaleza

Los viñedos perfectamente alineados en verde y ocre, y extensos campos de cereal que figuran al horizonte refulgiendo en oro bajo un sol mesetario, es ciertamente una de las imágenes arquetípicas de la Ribera del Duero. Pero no es sólo el paisaje de esta comarca el de un páramo que ha cedido a golpe de azada y trillo, y en el que la naturaleza compite con el carácter de sus habitantes en austeridad y sobriedad.

El paisaje de la Ribera del Duero atesora, como encerrados en un cofre de fértiles terrones de arcilla y caliza, vergeles arbóreos que salpican sus contornos: sus bosques, algunos de pequeño tamaño y otros de enormes dimensiones, en los que crece el pino albar, la encina, el quejigo, el pino resinero, el enebro y la sabina albar.

Junto a ellos destacan los bosques de ribera, que tratándose de las del “padre” Duero y sus afluentes no podían ser de menor enjundia que la de la corriente que les nomina. Los que verdean y festonean los cursos del propio Duero y del Riaza son, además de los más importantes, un verdadero santuario ecológico para muchas rapaces de bosque y otras especies de aves, así como de mamíferos como el corzo, la garduña, el jabalí o la nutria.

Además de al rumor de las principales corrientes fluviales, y ahuyentados por el trabajo agrícola que durante siglos ha marcado la economía de estas tierras, los espacios de la Ribera del Duero se concentran en las márgenes de su territorio, sirviendo de verdadero islotes de refugio al lobo, al gato montés o al tejón. También en estas masas forestales, al igual que en diversos cortados rocosos, anidan el águila real, calzada y culebrera, el alcón peregrino, el buitre leonado y el alimoche. Los páramos de Cerrato (al noroeste) y de Casanova (al sureste) constituyen el hábitat ideal para diversas especies de aves esteparias, con presencia de gangas, sisones, alcaravanes, ortegas e incluso avutardas.

Pero, como se apuntaba anteriormente, son sin duda las arterias fluviales las que vivifican la Ribera del Duero. El río Riaza se enfoca desde las hoces que le sirven de nacedero para regar en la comarca unos bellísimos sotos en los que crecen alisos, chopos y sauces, conformando unos bosques de galería que sirven de hogar a gran cantidad y variedad de avifauna y hacen de corredor de penetración a especies más norteñas, como el zorzal común y el alcaudón dosirrojo.

Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la Ribera del Duero Burgalesa
C/ La Cava s/n 09410
Peñaranda de Duero (Burgos)
Tlf. 947 552 091
info@riberadeldueroburgalesa.com

Ribera del Duero Burgalesa en Facebook  Contacto

Prodercal Ministerio de Medio ambiente y medio rural y marino Unión Europea Junta de Castilla y León Diputación provincial de Burgos

 

Mapa web | Contacto | Aviso Legal

Idiomas: Español English WAI 'Doble A'

 

© ADRI Ribera del Duero Burgalesa. Prohibida la reproducción parcial o total de los contenidos e imágenes de este portal sin autorización previa.

diseño web // imart - imagen y comunicación