Informacion turistica de la Ribera del Duero Burgalesa

Puente RomanoÚltimas fotos

Programa leadercal

Arte y cultura
Arte y Cultura

Santuario de San Pedro Regalado

» La Aguilera

La importancia del Santuario unido a su grandiosidad y belleza bien merecen una descrpción detallada desde sus orígenes, pasando por sus características arquitectónicas hasta su presente.

ORÍGENES
A unos 500 m. al oeste del pueblo existía ya en el s. XIV una ermita dedicada a S. Antonio. El señorío sobre la villa era del obispado de Burgos, uno de cuyos obispos del final del s. XIV fue D. Juan de Villacreces (1397-1403). En esta ermita pone sus ojos su hermano Fr. Pedro de Villacreces, franciscano (1360-1422) como lugar adecuado para realizar lo que desde años atrás estaba buscando.
Aquí se establece con varios compañeros en 1404-1405 dando a la ermita el nombre de Domus Dei y dedicándola significativamente al misterio de la Encarnación. Años más tarde, 1415, fundará la casa del Abrojo en Laguna de Duero, en las cercanías de Valladolid en lo que era propiedad de otro hermano suyo: D. Alvaro Díaz de Villacreces LA IGLESIA Edificada en 1438 por S. Pedro Regalado y dedicada al misterio de la Anunciación, es aquí donde se entierra su cuerpo. Sufre un incendio en 1699 y es reedificada en 1706. El revestimiento actual evoca el renacimiento toscano. La nave está presidida por un Cristo Crucificado del s. XVI. A ambos lados del crucifijo, en la bóveda, el símbolo mariano de la jarra con azucenas, tema que se repite en la cúpula, en cuyas pechinas observamos cuatro pinturas que representan a S. Francisco, S. Antonio, S. Diego y S. Buenaventura. En las paredes encontramos el retrato de Fr. Pedro de Villacreces (1360-1422) y una espléndida colección de sargas o lienzos pintados por Fr. Diego de Frutos en la primera mitad del s. XVIII ilustrando la vida de S. Pedro Regalado y subrayando el parecido del Santo con Jesús en el evangelio. Esta sería la secuencia cronológica y temática: 1. Recibe el hábito franciscano (1404); 2. La ardiente oración del Santo hace exclamar al obispo D. Pedro de Castilla: "De verdad que esta es casa de Dios" (Domus Dei); 3. Dejad que los niños vengan a mí; 4. Las viandas convertidas en rosas; 5. Carga con lisiados y tullidos; 6. Recoge el cadáver de una mujer ahogada y lo entierra; 7. En medio de las burlas un niño de pecho alaba al Santo; 8. Amansa un toro bravo en Valladolid; 9. Cruza el río sobre el manto; 10. Acompañado por los ángeles; 11. Visita a Fr. Lope Salinas en Fresneda (enero de 1456); 12. Recibe la unción del Obispo D. Pedro de Castilla y cura a Diego Gómez de Sandoval sobrino del prelado (finales de marzo de 1456); 13. Socorre a un pobre desde el sepulcro; 14. Pobres y enfermos ante el sepulcro del Santo; 15. La Reina Isabel visita el sepulcro en 1492.


DESCRIPCIÓN ARQUITRECTÓNICA


Capilla de la Gloria.
Así llamada por la decoración que tuvo su cúpula y por las numerosas reliquias de santos que contiene.
Se edificó en 1593, en el emplazamiento de la primitiva ermita que dio origen al Santuario, a expensas de D. Juan López de Zúñiga, Duque de Peñaranda y Virrey de Nápoles en el reinado de Felipe II. Destaca a mano izquierda la lápida que cubrió el primer sepulcro de S. Pedro Regalado; a mano derecha: urna de ébano, carey y cristal de roca; en el centro, la estatua yacente del Santo, de alabastro, culminación del sepulcro que por encargo de la Reina Isabel erigiera la Condesa de Haro Doña Mencía de Mendoza.
Es obra de los primeros años de 1500, del taller de los Colonia, que por entonces trabajaban en la catedral de Burgos. El retablo-relicario de la capilla fue regalo del Duque de Peñaranda, quien había recibido del Vaticano numerosas reliquias de santos de los primeros siglos del cristianismo enterrados en las catacumbas. Al pie del retablo, sencilla sepultura del Duque y su esposa en cuya losa se puede leer este epitafio: Aquí yace el Excmo. Sr. D. Juan de Zúñiga Abellaneda y Bazán, Duque de Peñaranda, Propietario y Conde de Miranda, por su sobrina y esposa la Excma. Sra. Dña. María de Zúñiga, cuyo gran héroe fue gentil hombre de Cámara de Su Majestad. De su Consejo de Estado y del Supremo de Guerra, Virrey y Capitán General del Reino de Cataluña y del de Nápoles, Presidente de los Supremos Consejos de Italia y de Castilla. Murió a 4 de septiembre de 1646.
La última intervención en esta capilla se debe a José de Hermosilla y al palentino Juan Manuel Becerril en 1755 y costeada por el XIII conde de Miranda, Don Antonio López de Zúñiga.


La Iglesia
Edificada en 1438 por S. Pedro Regalado y dedicada al misterio de la Anunciación, es aquí donde se entierra su cuerpo. Sufre un incendio en 1699 y es reedificada en 1706. El revestimiento actual evoca el renacimiento toscano.
La nave está presidida por un Cristo Crucificado del s. XVI. A ambos lados del crucifijo, en la bóveda, el símbolo mariano de la jarra con azucenas, tema que se repite en la cúpula, en cuyas pechinas observamos cuatro pinturas que representan a S. Francisco, S. Antonio, S. Diego y S. Buenaventura. En las paredes encontramos el retrato de Fr. Pedro de Villacreces (1360-1422) y una espléndida colección de sargas o lienzos pintados por Fr. Diego de Frutos en la primera mitad del s. XVIII ilustrando la vida de S. Pedro Regalado y subrayando el parecido del Santo con Jesús en el evangelio.

La Capilla Barroca
Se inicia su construcción en 1692. Concebida como capilla funeraria, es un espacio rico en simbolismo. Se trata del sepulcro de un creyente, donde la muerte ha sido vencida por la Vida. La planta es octogonal, como ocurre en otras iglesias sepulcrales, recordando que Pedro Regalado ha entrado en el octavo día: el de la victoria. La cubierta de este sepulcro no es una losa fría sino una bóveda ovalada traspasada por la luz de la linterna y de las ventanas laterales e inundada de color.
Los medallones pintados en la bóveda fueron para Pedro Regalado otras tantas fuentes de luz y representan a María en el misterio de la Asunción y a santos franciscanos que iluminaron los pasos de Pedro Regalado. En las ventanas, símbolos alusivos a María, por quien nos viene la Luz, como son: el Arca de la Alianza, la Rosa Mística, la Palmera, la Fuente, la Torre de David, el Pozo, el Ciprés y la Azucena Los retablos barrocos, de la escuela de Valladolid (principios del s. XVIII) rebosan de vida: San José y S. Antonio con el Niño - la Vida que empieza- en sus brazos, el primero en actitud de acogida y el segundo en gesto de ofrecimiento; las columnas henchidas de racimos generosos, las pilastras decoradas con volutas en movimiento ascendente hasta abrirse en forma de palmera. Y presidiéndolo todo, el conjunto de S, Pedro Regalado, en estado de tránsito, participando de la experiencia de la primera creyente, María, situada sobre el retablo principal.
Los ángeles, en una especie de danza acompañan a Pedro caminante con el bastón en la mano, mientras el ángel de su derecha le lleva el sombrero que le protege de soles y ventiscas.

El anhelo de salir al encuentro de quien lo necesita le ha dado alas. El artista ha cumplido con un doble objetivo: dejarnos un bellísimo retablo y permitirnos entrever la urna que guarda los sagrados restos del Santo en el camarín que queda detrás. Los cuadros que cuelgan en la pared, muy borrosos, representan a S. Pedro Regalado orando; paso del Duero sobre el manto; las viandas se convierten en rosas; socorre a un pobre tras la muerte. Son de finales del S. XVII o comienzos del XVIII. Los retablos de la capilla proceden de talleres vallisoletanos, sin duda conocidos en el convento de S. Francisco de esa ciudad. Los laterales podrían ser de Francisco Villota, mientras que el retablo mayor lleva la impronta de Juan de Avila. Cf. Mª José Zaparáin Yáñez, o.c. 390


El sepulcro.
 Los restos del Santo se guardan en una urna de alabastro situada en el centro del camarín. Fue construida en 1910 con piezas del sepulcro original que encargara la Reina Isabel a la Condesa de Haro en 1492, realizado en el taller de los Colonia de Burgos y que las tropas francesas destruyeron en la ocupación del convento en 1808. Los paneles de la urna representan: - Epitafio en latín, en letra gótica. Dos ángeles nos anuncian que S. Pedro Regalado participa de la Resurrección del Señor, con estas palabras:
Descansa su carne engalanada * Brillan sus huesos en reposo * Sirvió a Cristo constantemente * Abandonó el mundo ya en su infancia * Despreció los honores de este mundo* Pedro, Vicario de Domus Dei y de Scala Coeli * Terminó aquí, bajo la Regla de la pobreza de S. Francisco * Sin buscar ningún premio mundano, sino la gracia de Cristo

Hechos relevantes
La importancia del santuario de han hecho partícipe de muchos hechos relevantes protagonizados por grandes personajes de la historia de este país. Acontecimientos de gran importancia histórica han tenido lugar dentro de los muros de este Santuario.
Fue visitado por los Reyes Católicos, especialmente por Dña Isabel, que advertía a su séquito: entrad quedo, que pisáis sobre huesos de santos.
El Cardenal Cisneros, venciendo la resistencia de algunos nobles castellanos, partidarios de D. Fernando, declara aquí lo establecido por los Reyes Católicos: que el heredero de la Corona sería el príncipe Carlos, futuro Emperador Carlos I de España y V de Alemania. El mismo Cisneros, meses antes de morir en Roa en 1517, escribe desde esta casa al embajador en Flandes, Diego López de Ayala, ultimando los preparativos del viaje de dicho príncipe Carlos, quien al año siguiente celebrará en este Santuario su primera Semana Santa en suelo español.
Posteriormente todos los descendientes de su dinastía visitarán este Santuario: Felipe II, Margarita de Austria y, de forma particular, Felipe III. Este, con su valido el Duque de Lerma, pasaba largas temporadas por estas tierras. Repetidas veces vinieron compañías de teatro para representar ante el rey autos sacramentales con motivo de las fiestas de Pascua y del Corpus. En la iconografía existente en el santuario le vemos de rodillas venerando una reliquia de S. Pedro Regalado y suplicando por la salud del príncipe Felipe, su hijo, futuro Felipe IV. Este, siendo monarca, agradecido al favor de Pedro Regalado, interviene ante Roma para agilizar su proceso de canonización. Pocos años después sería beatificado y más tarde canonizado Pero ha sido sobre todo la multitud de gente sencilla de estas tierras del Duero la que ha escrito las páginas más bellas de este Santuario y de su santo querido: San Pedro Regalado


Compromiso y presente
El rico patrimonio espiritual, cultural y artístico del que hoy somos depositarios urge  a conservarlo y a entregarlo a las próximas generaciones en las mejores condiciones posibles. Este es el motivo por el que la Orden Franciscana ha venido empleando toda clase de medios -humanos y económicos- para el sostenimiento del Santuario y el mantenimiento de un edificio de estas características.
Tras la rehabilitación de hace 30 años se han abordado varias y costosas actuaciones en la fábrica del edificio y en la restauración de algunas piezas de valor histórico y artístico como. El retrato al óleo del fundador de la casa Fr. Pedro de Villacreces, una talla de S. Pedro Regalado costeada por la Cofradía, la edición de libros, trípticos informativos y vídeos con la colaboración de Tele Aranda, Caja Burgos y Caja del Círculo y el Ayuntamiento de La Aguilera.
Recientemente los organismos regionales y provinciales han puesto sus ojos en el Santuario y se está notando su intervención. En 2002 La Junta de Castilla y León ha comenzado, desde la Dirección General de Patrimonio, la restauración de la excepcional serie de 15 sargas que narran en imágenes la vida de S. Pedro Regalado. En el mismo año la Consejería de Fomento ha rehabilitado la cubierta de la iglesia, la Diputación Provincial de Burgos ha pavimentado los accesos al Santuario y el Ayuntamiento de Valladolid colabora en actividades culturales.
El mismo año 2002 ha visto nacer La Asociación de Amigos de San Pedro Regalado integrada por hijos del pueblo y por toda clase de personas que valoran y desean sea valorado este Santuario y su patrimonio. Gracias a su impulso se han visto pavimentados los accesos citados, está promoviendo la iluminación exterior del monumento y otras actuaciones de mayor envergadura.
La Asociación, abierta a personas y a entidades, sabe que las necesidades del Santuario son grandes, pero no insuperables con la ilusión y el compromiso de todos.

 Visitas
Actualmente no se concertan visitas debido a las obras llevadas a cabo en el Santuario.
Para más información mandar e-mail a ifo@magacor.com

 

 

Volver

Asociación para el Desarrollo Rural Integral de la Ribera del Duero Burgalesa
C/ La Cava s/n 09410
Peñaranda de Duero (Burgos)
Tlf. 947 552 091
info@riberadeldueroburgalesa.com

Ribera del Duero Burgalesa en Facebook  Contacto

Prodercal Ministerio de Medio ambiente y medio rural y marino Unión Europea Junta de Castilla y León Diputación provincial de Burgos

 

Mapa web | Contacto | Aviso Legal

Idiomas: Español English WAI 'Doble A'

 

© ADRI Ribera del Duero Burgalesa. Prohibida la reproducción parcial o total de los contenidos e imágenes de este portal sin autorización previa.

diseño web // imart - imagen y comunicación